Estás navegando por el archivo de publicaciones.

Avatar de carmen

por carmen

#MUNDOS DE MUJER: MILAGROS LUNA APARICIO

el 8 marzo, 2018 en publicaciones

Hoy, 8 de marzo, día internacional de las mujeres,  en nuestra sección “MUNDOS DE MUJER:#SubbeticaComarcaenIgualdad” de nuevo vamos aconocer a una mujer Subbética que, sin lugar a dudas, no nos va a dejar indiferentes.

Milagros Luna Aparicio es una de las mujeres Benamejicensas que se ha hecho a sí misma, se enfrento desde muy pequeña a vivir  lejos de su pueblo natal, Benamejí, ya que sus padres emigraron a otras zonas de Cataluña como muchas de las familias de la comarca.

Desde bien pequeña tuvo que ver como su madre compaginaba las tareas de domesticas propias de su familia con multitud de trabajos de todo tipo que realizaba en casa varias de localidades como Tremp de Lerida con unas temperaturas más que bajo cero, lavando y cosiendo además de las limpiezas y cuidad no solo de sus tres hijos sino también de los hijos de sus primas, como una familia de las que mas que ser primas han sido, son y serán Hermanas.

Esta gran mujer, a la que nunca le faltó el trabajo para poder sacar adelante a sus hijos y que muy joven se quedo viuda, fue una de las mujeres modelo que forjaron la personalidad trabajadora, dinámica y desprendida de Milagros.

Milagros desde los 15 años comenzó a trabajar en una fábrica en la provincia de Barcelona dedicada a la metalúrgica, como especialista, siendo la primera mujer que tras casarse continuó en su puesto de trabajo de esta multinacional, lo cual hizo con el total apoyo de sus esposo, ya que en esa época las jóvenes al casarse dejaban de trabajar en la industria para dedicarse a su hogar, muchas mujeres después de ella continuaron su ejemplo.

Con el paso de los años y en base a que siempre ha sido muy responsable con todas las facetas de su vida, consiguió ascender no sin muchos impedimentos y obstáculos que se le presentaban por ser mujer, más aún en un mundo masculinizado como las secciones y fabricas de la metalurgia.

Llego a ser Jefa de sección de producción en varias empresas multinacionales, siendo la responsable de más de 400 personas en diferentes turnos.

Su trabajo era organizar toda la producción y revisar la calidad de las piezas de automoción además de supervisar a las nuevas incorporaciones laborales y gestionando conjuntamente las necesidades en materia de personal con el departamento de recursos humanos.

Ha vivido en primera persona la discriminación salarial por ser mujer, ya que a igual trabajo y categoría con sus  compañeros hombres la diferencia entre el sueldo era bastante.

También tuvo varios techos de cristal ya que  hubiese podido llegar mucho más alto gracias a su formación y cualifación que era y son muy superiores a las de  muchos hombres.

Como cualquier mujer de la época y a pesar de que en casa se convivía en corresponsabilidad y repartían las tareas entre ella y su esposo, tuvo que cuidar a su madre por unos años, los cuales los compartió con el cuidado de su hijo y su trabajo que nunca abandonó hasta que la empresa decidió cerrar las plantas de producción en Barcelona y la sometieron a un ERE.

Ella fue una de las últimas en abandonar la empresa ya que era imprescindible enseñar a los operarios de diferentes países.

Tras varios años después del cierre regresaron a Benamejí, en donde vive integrada en la sociedad como una mujer dinámica y luchadora.

Esta es una breve reseña de su vida, de esta  mujer Benamejicensa de la Subbética a la cual ahora le realizaremos varias preguntas con las que ampliar nuestra curiosidad sobre las mujeres de la comarca, yq que es una socia activa de la Asociación de Mujeres “La Yedra de Benamejí” y nos puede aportar una visión real:

  • ¿Considera que el papel de las mujeres en la sociedad de Benamejí está debidamente visibilizado? ¿Qué cambiaría?

Bueno aunque están muchas mujeres visualizadas y contamos desde hace años con mujeres en cargos políticos y muchas mujeres empresarias, en las zonas rurales y en Benamejí como en todas las localidades,  muchas mujeres siguen siendo propietarias de explotaciones agrícolas pero no son ellas las encargadas de defender sus intereses en Asambleas o cooperativas.

Habrá cosas que cambiar como el empoderamiento de estas mujeres agrarias y que sean ellas las que participen en las cooperativas y muchas mesas de negociación y multitud de cosas.

  • Las mujeres de las zonas rurales se enfrentan a una doble discriminación. ¿Qué medidas entiende que se pueden adoptar para corregir los desequilibrios de género en nuestra comarca?

Debería de haber más formación específica para las mujeres, y que sea de forma que fomenten el autoempleo femenino, además de muchas más ayudas para empresas de mujeres y ayuda para gestionarlas

  • Entiende que las mujeres estamos suficientemente representadas en las diferentes entidades municipales y comarcales?

En el caso de Benamejí las mujeres están al 50% representadas en las entidades municipales, (concejalías) pero siempre se debería de mirar ese 50% en todas las áreas, mesas de contratación, presupuestos, actividades, cultura, turismo, todo con la visión del 50% de las mujeres.

  • ¿Cómo fomentaría la participación de las mujeres en el desarrollo socioeconómico de nuestra comarca?

Pues facilitándole ayuda económica y de formación para crear y gestionar empresas de mujeres que asienten la población a las localidades, y sean compatibles con la vida familiar, facilitando guarderías y medios de comunicación y trasporte para poder compaginar la vida familiar y vida laboral.

  • ¿Cómo pueden contribuir las Tecnologías de la información y comunicación al empoderamiento de las mujeres?

Es fundamental visualizarse, enseñar el trabajo que se realiza y las posibilidades de las mujeres en las zonas rurales, las cuales desarrollan una especial creatividad para sacar recursos de donde no los hay, para ello la formación en nuevas tecnologías en fundamental, y aprender a relacionarnos sanamente en estos nuevos de comunicación que a las mujeres rurales siempre nos cae de nuevas y aprendemos casi de forma innata, ya que no pertenecemos a llamada generación digital.

  • ¿Somos visibles?

Las mujeres nunca somos lo suficientemente visibles siempre intentan ocultarnos bajo sombras, por miedo a que los hombres pierdan su acomodada situación patriarcal, nuestra intención de las mujeres en caminar unidos hombres y mujeres hacia una sociedad donde realmente seamos iguales, nunca las mujeres pretendemos ser mas que los hombres, somos consientes de que la sociedad avanza con el esfuerzo de los dos.

  • En su opinión, ¿Qué más puede hacer el GDR Subbética para fomentar la igualdad en la comarca?

Formar a mujeres y hacerle más fácil la implantación de esta Igualdad real que perseguimos y la erradicación de la Violencia de Género, que es un tema que en las poblaciones pequeñas está muy pero que muy oculto.

Desde mi cargo de secretaria y como parte de la Junta directiva de la Asociación de mujeres la Yedra, se está trabajando desde hace mas de 20 años en la formación en valores de Igualdad y prevención de Violencia de género con campañas novedosas, implicando a la juventud y alumnado de los centros escolares.

Este año unificamos Urban Kiting Contra Violencia de Género, una campaña que pretende que Benamejí sea un pueblo unido y pionero contra la violencia de género.

Una semana más hemos conocido a una gran mujer de la Subbética que nos ha mostrado, no sólo su experiencia, sino su opinión sobre la situación de las mujeres en la comarca y las posibles actuaciones para mejorar esta situación.

Gracias Milagros Luna Aparicio, “Mila” para las amigas por mostrarnos tu ejemplo de vida.

#SubbeticaComarcaenIgualdad.

Avatar de carmen

por carmen

#MUNDOS DE MUJER: MARÍA DEL CARMEN IGLESIAS MOR

el 27 febrero, 2018 en publicaciones

De nuevo os invitamos a conocer a una nueva mujer y su historia dentro de nuestro blog “Mundos de Mujer, #SubbeticaComarcaenIgualdad”. Vamos a seguir mostrando la historia de nuestra comarca a través de esas mujeres que aportan a la misma ese desarrollo equilibrado, sostenible, empático y pasional.

En esta tercera entrada vamos a conocer a María del Carmen Iglesias Mor, una interesante mujer que, pese a haber nacido en un pequeño pueblo de Lleida, Albagés,  se siente totalmente integrada en la sociedad Benamejicense, sobre todo gracias a las diferentes asociaciones a las que pertenece activamente.

Al igual que con nuestra anterior entrevistada, coincidimos con ella en una sesión informativa sobre nuestra Estrategia de Desarrollo Local que tuvo lugar en Benamejí, en  el Hogar del Pensionista.

Puede parecer que la vida de María del Carmen ha sido una vida normal “como la de cualquier mujer”, pero hay que reconocer que ninguna mujer es igual a otra, ninguna persona es igual a otra, por lo que cada historia tiene sus peculiaridades que hace que una vida, aparentemente “normal”, sea un ejemplo de superación para otras personas.

Tal y como se ha indicado antes, María del Carmen nació en un pequeño pueblo de Lleida que, sin lugar a dudas, marcó el inicio de su vida. Un pueblo muy pequeñito donde sobre todo lo que no existía era igualdad, máxime hace 74 años.

Con 12 años se marchó a Barcelona a una pensión regentada por monjas junto a su hermana, y cuando contaba sólo 14 años ya comenzó a trabajar en una empresa textil. Durante los 7 años que duró su trabajo en dicha empresa ella siempre desempeñó el mismo puesto, ante la pregunta de por qué no ascendió ella responde que porque le gustaba su trabajo y ni pensó en cambiar, mucho menos en ascender. Esta situación fue muy común en aquella época, las mujeres ni pensaban en ascender, era como algo que no iba con ellas, ejemplo también de la desigualdad existente en aquella sociedad.

Tras 7 años de trabajo decidió volver a su pueblo y fue cuando conoció al que posteriormente fue su marido (procedente de Benamejí) con el que se casó y tuvo 3 hijos (dos varones y una mujer).

Lleva 17 años en Benamejí y sin lugar a dudas indica que, gracias a la Asociación de Mujeres la Yedra de Benamejí, ha conseguido ser parte de la vida de su municipio “incluso me conozco el nombre de todas las calles de Benamejí”, dice orgullosa. Entiende que las Asociaciones de Mujeres realizan una labor, en la mayoría de los casos silenciada (que no silenciosa), increíble en la sociedad de cualquier municipio.

Además de ser socia activa de la Yedra, es la Presidenta  de SAMEBE (Asociación de personas de familiares afectados por trastornos de salud mental de Benamejí), asociación que trabaja de forma activa e incansable por normalizar la vida de las personas afectadas por trastornos mentales, apoyándose mutuamente, contando con las familias, amigos y junto a las personas profesionales que día a día trabajan por ello.

Formó parte de las personas que iniciaron y crearon el CD de Senderismo Brisa del Genil, donde se encuentran multitud de personas mayores del Hogar del Pensionista para realizar salidas al campo en rutas senderistas,  además de actividades varias deportivas para mayores en colaboración con el IPBS de Córdoba.

Por unos motivos familiares de enfermedad fue una de las pioneras en Barcelona en crear y colaborar con Salud Mental, llegando incluso a grabar con su familia un documental.

Tuvo que formarse y aprender a superar situaciones difíciles que le repercutieron a nivel familiar pero que juntos superaron.

Tras un accidente de su esposo, tuvo que ejercer de enfermera con él, atender a sus hijos y cuidar a sus padres y tíos, lo que supero con entereza y con el dinamismo que la caracteriza.

Pese a su edad, es una mujer muy activa que transmite una sensación de paz cuando hablas con ella y que, dentro de las limitaciones de formación que las mujeres con su edad han tenido, es una mujer sabia y que puede ofrecer, cómo de hecho realiza día a día, su experiencia, conocimiento y sensibilidad a nuestra sociedad para convertirla y transformarla en igualitaria.

Sin lugar a dudas, esta sección nos está ayudando  a conocer más y mejor a mujeres de nuestra comarca que están aportando tanto a nuestra comarca que es necesaria su visibilidad para ponerlo en valor y desde nuestro humilde blog y dentro de nuestros límites, homenajearlas.

Muchas gracias a María del Carmen Iglesias Mor, una impresionable mujer benamejicense de adopción que ha aceptado amablemente participar en esta serie de entrevistas que harán que la mujer de la Subbética sea más visible y valoremos más y mejor las aportaciones de la mitad de nuestra sociedad, en la mayoría de los casos invisibilizada.

#SubbeticaComarcaenIgualdad

Avatar de carmen

por carmen

MUNDOS DE MUJER, #SubbeticaComarcaenIgualdad: GRACIA RAMÍREZ ESTEPA

el 22 febrero, 2018 en publicaciones

Hoy vamos a seguir mostrando la historia de nuestra comarca a través de esas mujeres que aportan a la misma ese desarrollo equilibrado, sostenible, empático y pasional.

En esta segunda entrada vamos a conocer a increíble mujer benamejicense, Gracia Ramírez Estepa que ya desde los 13 años comenzó a trabajar en el campo, como muchas de las mujeres de nuestra comarca que vieron truncados sus deseos de continuar estudiando para,  aún siendo niñas, comenzar a trabajar y ayudar en sus hogares.

Coincidimos con ella en una sesión informativa sobre nuestra Estrategia de Desarrollo Local que tuvo lugar en Benamejí, en  el Hogar del Pensionista, a la que acudió con su ropa de trabajo, ya que de dicha reunión se marchaba directamente a su actual trabajo como cocinera en la Residencia de la tercera edad “Santa Teresa de Jesús” de Benamejí.

La elección de la hostelería como actividad fue en un principio fruto de la casualidad puesto que con 17 años se casó y comenzó a trabajar en el bar del Círculo de la Amistad que por aquel entonces y durante 18 años, regentaron sus suegros. Además de en la hostelería, como muchas mujeres de nuestra comarca, se veía en la necesidad de trabajar como limpiadora de hogar de manera que, junto con su marido, pudiesen “sacar adelante” a sus 3 hijos. Incluso durante varios años trabajó en una casa de unos Condes en Málaga, a la que se marcharon de “trabajadores internos” ella y su marido, dejando a sus tres hijos con sus abuelos. “Esa fue mi peor experiencia vital, veníamos los sábados por la tarde y nos marchábamos los domingos, era duro dejar a tus tres hijos atrás”, nos cuenta con la mirada perdida en el pasado Gracia.

Fue precisamente esa necesidad de estar con sus hijos lo que hizo que Gracia y su marido se plantearan volver y lo hicieron de vuelta a sus orígenes (trabajando en el campo, como limpiadora de hogar…).

Sin embargo, y convencida de la necesidad de formarse para alcanzar un trabajo más estable y con mejores condiciones, aprovechando la experiencia en hostelería que tenía y con la oportunidad de realizar un curso de Formación Profesional Ocupacional que duró un año, pudo comenzar a trabajar en la vecina localidad de Lucena en diferentes centros hosteleros durante 11 años.

Una de las oportunidades que ella no dejó escapar tampoco y que le ayudó también a continuar con su formación, fue la apertura del Hotel Prestige, en Lucena. Para poder comenzar con sus labores allí, previamente tuvo una formación en la Escuela de Hotelería de Lucena. Dichos meses de formación se añadieron a la que ya había adquirido previamente, más todos los años de experiencia que acumuló, habiendo desarrollado labores no sólo de camarera, sino también de Maître .

Lo que sí tiene claro es que el ser mujer le ha limitado a la hora de ascender, ya que ha tenido que demostrar más. Recuerda el esfuerzo que tenía que hacer a la hora de ofrecer un vino, por ejemplo. En numerosas ocasiones no le hacían caso y ella notaba que era por ser mujer, puesto que si el mismo vino lo ofrecía al mismo cliente un compañero varón, éste aceptaba la sugerencia.

Además, y eso lo dice con pena, el ser mujer en hostelería parece que da “libertad” para tratar a las mujeres de forma poco “elegante”. Ella reconoce haberse sentido en numerosas ocasiones coaccionada por clientes varones y ha presenciado también ciertos abusos sobre compañeras, que por supuesto ni ha aceptado ni ha permitido.

Cuando nos ponemos analizar con ella el papel de las mujeres en la sociedad de Benamejí, sociedad en la que está incluida directamente, no sólo por su trabajo sino también por estar asociada a la Asociación de Mujeres la Yedra de Benamejí y a la Asociación Bena Dance de la que ha sido presidenta durante 2 años, tiene claro que, aunque ha evolucionado el papel de la mujer en ella, aún queda mucho por trabajar. Y si hablamos de las mujeres que desde la política trabajan por la igualdad, sin lugar a dudas ve un cambio positivo.

Esta mujer que, a pesar de su juventud también es abuela, que habla de su familia con una gran pasión, que también reconoce que tener a una persona junto a ti conviviendo de manera complementaria, que para nada le ha puesto trabas a su trabajo (y eso que en numerosas ocasiones los horarios han sido bastante complejos, llegando a casa a altas horas de la madrugada) y que ha sentido siempre apoyo de la familia, le ha ayudado a crecer como persona y como mujer.

Finalizamos nuestra charla pidiéndole que nos aporte ideas para que el trabajo que el GDR SUBBÉTICA realiza para conseguir que nuestra comarca sea una Comarca en Igualdad, sea más acertado y/o visible y Gracia tiene claro que se ha de trabajar con la juventud, que es el futuro de nuestra comarca. Se ha de trabajar directamente con centros educativos que faciliten la formación en igualdad directamente a la juventud.

Sin lugar a dudas, esta sección nos ayudará a conocer más y mejor a mujeres de nuestra comarca que trabajan diariamente para que nuestra comarca se desarrolle de manera sostenible y ello conlleva, sin lugar a dudas, tener presente la igualdad.

Muchas gracias a Gracia Ramírez Estepa, una incansable mujer benamejicense que ha aceptado amablemente participar en esta serie de entrevistas que harán que la mujer de la Subbética sea más visible y valoremos más y mejor las aportaciones de la mitad de nuestra sociedad, en la mayoría de los casos invisibilizada.

#SubbeticaComarcaenIgualdad

Avatar de carmen

por carmen

MUNDOS DE MUJER, #SubbeticaComarcaenIgualdad: LOURDES FLORES LÓPEZ

el 14 febrero, 2018 en publicaciones

Tal y como indicábamos la semana pasada, hoy comenzamos una nueva sección de nuestro blog a la que vamos a denominar “Mundos de mujer, #Subbética una comarca en IGUALDAD”, en la que vamos a visibilizar a mujeres que, cada una en su sector, aportan a nuestra comarca ese desarrollo equilibrado, sostenible, empático y pasional.

En esta primera entrada vamos a conocer a una joven empresaria lucentina, Lourdes Flores López, cuya empresa,  DIEV-Diseño Evolutivo cuenta con 13 años de experiencia en un sector tan innovador y cambiante como es el Diseño Gráfico.

Nos recibe en las instalaciones de su empresa, en la Calle Jaime 12, Lucena, a primera hora de la mañana porque según nos indicó, es cuando de forma más tranquila puede atendernos ya que, una vez se pone a diseñar, es difícil parar.

La elección del diseño gráfico como actividad ha sido también una evolución personal, puesto que empezó pintando como forma de expresar su creatividad y su pasión, sin embargo al barajar la opción de continuar como restauradora o no, pensó también en el tipo de vida que prefería vivir y optó por llevar su creatividad al mundo actual a través del diseño gráfico. Esto nos muestra la importancia de saber qué deseas y trabajar por conseguirlo, muestra de que Lourdes es una mujer totalmente convencida de que sus sueños los puede llegar a hacer realidad, como en efecto ha ocurrido.

Nos cuenta, totalmente convencida que, a pesar de que ser mujer ha influido negativamente en su carrera profesional, puesto que siempre se le ha exigido más que a los varones, esto, lejos de mermar esas ganas e ilusiones, lo que ha hecho es hacerla más fuerte y su actitud ha sido siempre positiva ante las adversidades, “no somos ni más ni menos válidas que los varones, somos iguales”.

Dentro de la actividad que realiza, ella destaca que su trabajo está en constante evolución, por lo que supone un sobreesfuerzo ya que cada trabajo es distinto, es muy diverso, cambia y evoluciona muy rápidamente. En su empresa se aporta mucho de las personas que desempeñan la labor de diseño gráfico, siempre queda algo de la persona diseñadora en cada uno de los trabajos, “dejan grabadas sus personalidades”.

Por ello indica que la actitud influye mucho en el resultado del emprendimiento, por lo que, a cualquier mujer que tenga ideas o intención de emprender, le anima indicando que hay que apostar por nuestras ilusiones, que fuera hay un mundo muy hermoso al que poder aportar parte de nosotras.

Cuando nos ponemos analizar con ella el papel de las mujeres en la sociedad lucentina, sociedad en la que está incluida directamente, tiene claro que, aunque ha evolucionado el papel de la mujer en ella, aún queda mucho por trabajar. Actualmente las mujeres lucentinas están más formadas, más preparadas, más concienciadas de que pueden ser independientes y pueden aportar a la sociedad en general y a la familia sus conocimientos, ideas y potencialidades, pero aún están en un segundo plano.

Como aportación para intentar cambiar esta situación ella tiene claro que comienza por un cambio personal, un cambio en nuestra actitud, por ello cambiaría la formación que hasta ahora se recibe, más general y haría hincapié en la importancia de la propia formación, la autoestima, nuestra valoración personal, salir de la zona de confort.

Trabajar desde la infancia e insistir en que hay que trabajar y luchar por lo que se desee, no dejarse influir por nada ni nadie, hay que perseguir las ideas y mantener nuestra autoestima.

Continuamos la conversación valorando si las mujeres estamos suficientemente representadas en las entidades locales y comarcales. Según Lourdes, las mujeres que han dado el paso y participan en la escena pública, están trabajando para que se conozca su trabajo y sobre todo la calidad de éste. Las mujeres aportan calidad al trabajo. Sin embargo, hay que fomentar la participación y por supuesto, que dentro de esa participación se asuma la responsabilidad que cada puesto conlleva, aunque esto sería general para mujeres y hombres.

A una mujer como Lourdes, cuando le preguntamos cómo pueden contribuir las Tecnologías de la información y comunicación al empoderamiento de las mujeres, la respuesta le viene rápida, hay que eliminar el sexismo en los anuncios publicitarios, eliminar el consumismo sexista partiendo de la educación, y exigiría una regulación mayor para las publicaciones en RRSS y TV.

Pero también deja claro que hay que evitar los extremos, tenemos que buscar la igualdad, ninguna superioridad es positiva, teniendo en cuenta que estamos en una sociedad donde se habla mucho de derechos, pero hemos de ser conscientes de que tenemos tantas obligaciones como derechos.

Seguimos en nuestra interesante conversación admitiendo que las mujeres no son tan visibles como corresponde, pero que son ellas mismas las que tienen que trabajar para esa visibilidad y además que se haga con el respeto que merece cualquier persona.

Finalizamos nuestra charla pidiéndole que nos aporte ideas para que el trabajo que el GDR SUBBÉTICA realiza para conseguir que nuestra comarca sea una Comarca en Igualdad, sea más acertado y/o visible y Lourdes tiene claro que se ha de trabajar con la juventud, que es el futuro de nuestra comarca. Por supuesto, la igualdad necesita de mayor presupuesto y que se cumplan las leyes que en algunos casos deberían ser más duras, sobre todo cuando hablamos de violencia hacia las mujeres.

Sin lugar a dudas, esta sección nos ayudará a conocer más y mejor a mujeres de nuestra comarca que trabajan diariamente para que nuestra comarca se desarrolle de manera sostenible y ello conlleva, sin lugar a dudas, tener presente la igualdad.

Muchas gracias a Lourdes Flores López, una joven empresaria lucentina que ha aceptado amablemente participar en esta serie de entrevistas que harán que la mujer de la Subbética sea más visible y conozcamos más intensamente a nuestras emprendedoras.

#SubbeticaComarcaenIgualdad

Avatar de carmen

por carmen

LA UNIDAD DE GÉNERO DEL GDR SUBBÉTICA EN LA REVISTA DIGITAL “TIERRA SUR”.

el 16 enero, 2017 en publicaciones

celebración dia mujer rural

El pasado viernes, 13 de enero, nuestra Unidad de Género fue objeto de un reportaje especial en la revista Digital “Tierra Sur” que publica semanalmente la Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía (ARA).
Os dejamos el enlace de la noticia, así como la opción de descargar la entrevista realizada.
Enlace a noticia: http://www.revistatierrasur.com/online/tierra-sur-111/item/la-igualdad-de-genero-una-apuesta-del-gdr-subbetica-cordobesa
Descarga la entrevista ara-genero

La visibilidad del trabajo en igualdad es imprescindible, por lo que es necesario y primordial para el GDR SUBBÉTICA conocer y dar a conocer todas aquellas actuaciones que se realizan en nuestra comarca con el fin de promover la igualdad. Si tienes alguna actividad y quieres que se conozca, estamos a tu servicio para intentar visibilizarla. La Unidad de Género del GDR SUBBÉTICA es tu herramienta, utilízala!.

Todas y todos hemos de conseguir que la Subbética sea una Comarca en Igualdad, trabajemos conjuntamente para alcanzar dicho fin.

Avatar de carmen

por carmen

I PLAN DE IGUALDAD DE OPORTUNIDADES ENTRE MUJERES Y HOMBRES en la actividad AGROALIMENTARIA Y PESQUERA de Andalucía

el 27 octubre, 2016 en publicaciones

 

 planigualdadprimario

El pasado día 14 de octubre y dentro de las actividades realizadas con motivo de la Celebración del DÍA DE LA MUJER RURAL se presentó en Sevilla el Borrador del I PLAN DE IGUALDAD DE OPORTUNIDADES ENTRE MUJERES Y HOMBRES en la actividad AGROALIMENTARIA Y PESQUERA de Andalucía. Actualmente está en trámite de audiencia para realizar aportaciones al mismo.

Este plan ha sido realizado a través de un proceso participativo dando a las mujeres, a las organizaciones profesionales y al propio personal de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo rural la posibilidad de exponer sus necesidades y puntos de vista.

A modo de resumen, las actuaciones que se proponen aúnan dos estrategias: por un lado la TRANSVERSALIDAD, que implica promover la integración de la dimensión de género en la elaboración, aplicación y seguimiento de todas las políticas, y por otro las ACCIONES POSITIVAS o medidas específicas que permiten corregir las discriminaciones.

Tenéis a vuestra disposición el borrador del plan pinchando aquí

Avatar de carmen

por carmen

Nueva e interesante Tribuna de Eva Levy

el 20 abril, 2016 en publicaciones

EVA LEVY

¿El final de las viudas?

Uno de los tópicos actuales más frecuentes afirma que estamos saturados de información. Y es verdad que cualquier tiroteo en un remoto lugar se nos comunica en tiempo real. Igual pasa con las desavenencias sentimentales de la figura rosa de turno. Pero esa obsesión por no perderse el último acontecimiento nos oculta evoluciones más profundas, que transforman nuestra sociedad sin que nosotros, que tenemos ojos pero que a menudo no vemos, seamos conscientes de ello.

En los pueblos, en los parques, en las calles de nuestras ciudades, grandes o pequeñas, caminando de su paso tan particular, se las reconocía enseguida. Las viudas, las viudas de siempre, las Bernarda Alba en el peor de los casos, idénticas a sus hermanas de Italia o de Portugal, vestidas de riguroso luto, es decir, de un negro tan negro como el de las tétricas burkas. Con sus medias negras, su traje negro, sus zapatillas negras, su pañuelo negro y su mirada apagada, a menudo apoyándose sobre el brazo de una hija o de una hermana. Las veuves joyeuses eran para los franceses y afrancesados. Claro que todas las que iban de negro no eran viudas, pero ellas representaban la cohorte más numerosa de aquella dolorida legión.Nadie parece preocuparse de tan extraño fenómeno, y aún menos de preservar semejante tradición, en una época en la que se construyen museos de todo lo que podía considerarse como una peculiaridad cultural

Pero en muy pocos años parece que aquellas viudas han desaparecido del paisaje, especialmente urbano, y si algunas quedan están en vía de extinción.
Nadie parece preocuparse de tan extraño fenómeno, y aún menos de preservar semejante tradición, en una época en la que se construyen museos -o se construían antes de la crisis de todo lo que podía considerarse como una peculiaridad cultural. Razones de ese declive de las viudas enlutadas hay muchas, declive que promete acelerarse en el futuro.

Para ser viuda, hay que haber estado casada, lo que parece lógico, pero precisamente el casamiento se hace hoy en día más difícil, ya que jurar una fidelidad más o menos eterna en un tiempo donde impera la dictadura de lo inmediato es demostrar un heroísmo al cual no todo el mundo se arriesga. Se unen así las que pasaron por iglesias y juzgados y las que optaron por otras fórmulas que las equiparan a las primeras -porque, si decidieron ir por libre quedan fuera de juego-. Sea cual sea su estatus, la naturaleza, por una vez algo menos sexista, ha querido que las mujeres vivan generalmente unos años más que sus maridos. Privilegio con sus contrapartidas: un viudo por cada cuatro viudas -sobre una población de unos 2.350 millones-. Son cifras estadísticas porque, en la calle, como decía, no las vemos: adiós al negro por el negro, que es un color que resiste mal la poca calidad del tejido, si la pensión no es alta. Nos rodea un estallido de colores y la petite robe noire es ahora cosa de jóvenes. Además, a la presión social que obligaba a la viuda a ser solo viuda, se han impuesto otras formas más generosas de enfocar la realidad: la pena auténtica no tiene porqué exhibirse, descubrir nuevas experiencias no significa el olvido de las que anteriormente se vivieron, rehacer su vida no es traicionar al difunto, sino afirmar una forma de superioridad de la vida sobre la muerte. Generosidad de estos tiempos, decía, pero según y cómo, sobre todo si descendemos a la letra pequeña.

 

Last but not least, vivimos en un país donde el amparo económico del Estado a las viudas es mínimo. Se puede soñar en lo que sucede en algún otro país europeo donde la viuda recibe cada mes la mitad de la pensión que hubiese recibido su esposo si aún estuviese en vida, pero aquí no existe esa generosidad, que en realidad es justicia, puesto que él también cotizó con ese objetivo. Si la mujer renunció a trabajar por encargarse de la casa, descubrirá el precio de ese gesto y cómo no se tiene en cuenta aquello que ella aportó al facilitar el trabajo de su marido y ahorrar dispendios a la Administración atendiendo niños y a menudo dependientes. Si, también por atender a la familia, aceptó trabajos de media jornada tendrá una situación algo mejor, pero igualmente precaria.

Porque la pensión media de la viuda española -media: es decir, las hay menores, aunque también mayores en menos casos- es de 623 euros. Ellos, si su esposa trabajaba, suelen salir también ganando -aunque no se alegren de tal ganancia porque añaden a sus salarios o en su momento a sus pensiones lo que ellas cotizaron. Así las cosas, las viudas suelen ver reducidos sus ingresos al menos en un 44 por ciento y ellos los ven incrementados en un 45 por ciento.

Hablo, por cierto, a partir de mi propia experiencia, más confortable que la de la media. Por eso sé que la viuda, con un sueldo menos en casa, con la carrera de los hijos por costear o con la necesidad de ayudar a quien está en el paro, en realidad trabaja por dos.

Yo siempre busco la verdad de las cosas en el origen de las palabras. Viduus en latín significa no sólo a quien ha perdido a su esposo(a), sino también a quien está a falta de algo. Y allí está la paradoja. Mientras cambia radicalmente la figura de la viuda, crece la viudez, es decir el sentimiento de soledad en una sociedad cada día más dura, la angustia de no ser reconocido(a), la falta de comunicación auténtica, el ansia por la justicia, al menos por una menor injusticia. Y esa viudez me parece que tiene para largo.

VER TRIBUNA – GESTIÓN EMPRESARIAL

Avatar de carmen

por carmen

HOMENAJE DE EVA LEVY A SOFÍA GANDARIAS

el 22 febrero, 2016 en publicaciones

EVA LEVYTenía previsto escribir sobre un asunto bien diferente, pero la muerte de Sofía Gandarias me obliga a rendir un mínimo homenaje a esta mujer que siempre me pareció extraordinaria.

Era una artista con los pinceles y lo fue en otras muchas facetas públicas de su vida, pero lo que hoy me importa destacar es su perfil humano. Su capacidad para elegir el compromiso sobre la comodidad, la solidaridad sobre un legítimo egoísmo, dado lo intenso de su agenda y sus múltiples intereses.

Pasé hace algunos años por uno de esos momentos oscuros que a veces nos impone la vida. Mi marido, sentenciado por un tumor, mi madre en los últimos días. Muchas personas nos acompañaron entonces y confirmaron amistades y lealtades. Y allí estuvo Sofía Gandarias que nada tenía que ver conmigo, salvo por el hecho de ser madre de un chico estupendo, Alejandro, amigo de mi hijo, ambos adolescentes y compañeros en el Liceo. Se enteró de lo que estábamos pasando en casa y como hubiera hecho una hermana encontró formas de proteger a mi hijo de la desolación en aquel momento tan vulnerable.

Yo, que siempre reivindico la solidaridad entre las mujeres, me encontré con el mejor ejemplo en ella, acompañándome en la enfermedad, ayudándome con mi hijo, convenciéndome de que saldría adelante.
No me debía nada y llegó más allá que cualquiera. Y sé que ese comportamiento no fue excepcional en su trayectoria humana.

Estoy acostumbrada a tratar con personas importantes y he encontrado gente muy valiosa, pero de Sofía Gandarias aseguro que podía brillar entre los mejores. Supongo que cometería errores, pero siempre tuvo el valor y la fuerza para tomar decisiones propias y apostar por las cosas que le importaban, fuera lo que se esperaba de ella o no. Podía haber llevado una vida agradable y cómoda, pero eligió sacar adelante su vocación como pintora y su amor por la música y la literatura. Elegante y guapa, podía haber sido solo una excelente esposa de –que lo fue del político Enrique Barón-, y una gran madre, pero se complicó la vida con múltiples asuntos y con sus propias causas.

Miembro de la Fundación Yehudi Menuhim España, de la que es presidente el gran europeísta Enrique Barón, trabajó y levantó la voz frente a tragedias e injusticias. Imposible olvidarme de su sensibilidad con el Holocausto y de cómo trabajó para que en España se recordara con una fecha y unos actos expresos.

A finales de diciembre de 2015 supe de su cáncer por el que falleció el 23 de enero. Lo silenció cuanto pudo, por ahorrar sufrimientos y para no darse tregua a sí misma, ya que estuvo trabajando hasta el último momento a pesar del dolor y la conciencia del final.

Es terrible dejar un vacío tan grande, pero a la vez es magnífico dejar una huella tan profunda y que tu vida no haya sido en vano.

VER TRIBUNA – EL ECONOMISTA

Avatar de carmen

por carmen

ARA reconoce el trabajo de Almazaras de la Subbética en pro del empoderamiento de la mujer rural

el 15 febrero, 2016 en publicaciones

La empresa Almazaras de la Subbética, entidad socia del DSC_0003Grupo de Desarrollo, ha sido reconocida por la Asociación para el Desarrollo Rural de Andalucía (ARA), como una de las 25 iniciativas de éxito llevadas a cabo por mujeres rurales, premiando así el trabajo de esta empresa cordobesa en buenas prácticas que fomenten la igualdad y la conciliación en el trabajo. ARA ha querido reconocer 25 iniciativas de éxito llevadas a cabo por mujeres rurales, para servir de inspiración y reconocer el esfuerzo llevado a cabo por estas emprendedoras y dinamizadoras de su territorio. Las instituciones, proyectos, empresas, iniciativas, etc. que se presentan en una publicación editada por ARA, son el reflejo de una tendencia que se lleva observando en las últimas décadas: un aumento de la presencia de mujeres emprendedoras en el medio rural andaluz. El proyecto empresarial de Almazaras de la Subbética ha tenido gran repercusión tanto por los varios galardones recibidos como por su labor innovadora. Entre ellos destaca por su notoriedad el que recibió el Departamento de Agronomía y Desarrollo Rural, galardonado en los Premios de Excelencia a la Innovación para Mujeres Rurales 2015 por el MAGRAMA. El departamento está formado por Nuria Yáñez (su directora), Encarnación Pérez, María José Montes y Araceli Moral, que son sus cuatro técnicos, y por las molineras Carmen María Pérez y Aurora Montes, las únicas mujeres que se dedican a esta actividad en toda España. Conciliando vida laboral y exigencia profesional, de las seis mujeres que trabajan en el departamento, cuatro de ellas son madres. Sus responsables admiten que el campo es un sector “muy tradicional y muy masculinizado”, a pesar de que “hoy no debe ser así, porque la mujer puede ejercer los mismos trabajos que un hombre con la maquinaria que tenemos”. Destacan que la situación ha cambiado “de la noche al día” en solo una década y que “aunque al principio nadie nos preguntaba nada, hoy por hoy, el agricultor no echa nada en el campo si no pasa antes por aquí”. El grupo de desarrollo Subbética y Almazaras de la Subbética El Grupo de Desarrollo Rural ha trabajado junto con el equipo humano de Almazaras de la Subbética, ofreciéndoles asesoramiento en nuevas vías de inversión y también ofreciendo fondos a través del Programa LiderA que sirvió para cubrir el 30% de la puesta en marcha de dos iniciativas que se centraron en la constante lucha de este grupo oleícola por mejorar la calidad de sus aceites. Por otra parte, desde hace ya varios años, este Grupo de Desarrollo lleva trabajando codo con codo con dicha entidad sensibilizando y mostrando la importancia de alcanzar la igualdad real en todos sus ámbitos de actuación y ello ha dado ya buenos resultados. Anteriormente dicha entidad se había adherido a los principios de igualdad de la ONU, siendo la única entidad de la Subbética en adherirse. Por todo ello, este Grupo de Desarrollo felicita a Almazaras de la Subbética en general y al departamento de Agronomía y Desarrollo Rural de la misma en particular a la vez que anima al resto de entidades de nuestra comarca a seguir trabajando conjuntamente para que la igualdad sea real en la comarca, constituyendo una verdadera COMARCA EN IGUALDAD, de la que sentirnos más orgullosos aún.

Avatar de carmen

por carmen

NUEVA APORTACIÓN DE EVA LEVY : “Mono o Uni”: Hablando de familias

el 21 enero, 2016 en publicaciones

EVA LEVYUna de las consecuencias más funestas del mundo de locos en el que quieren que vivamos, o más bien que sobrevivamos, es que perdemos no solo el sentido, sino también el sabor de lo que decimos. Durante siglos, las palabras no fueron solo medios de comunicación. Podían ser también maravillas de creatividad, caudales de poesía, y hasta instrumentos de música cuando se transformaban en canto.

Nuestra lengua de hoy, y miren que yo no soy de las que viven en la nostalgia, me hace pensar en una comida sin gusto y a menudo sin alimento, uno de esos productos refrigerados bajo celofán que se venden en los supermercados y que compramos cuando no podemos hacer otra cosa. Lo que se pretende es que tengamos una expresión neutral, escueta, científica, de la cual absurdamente se supone que será el reflejo exacto de la realidad. Como si la realidad fuese monolítica esperando plácidamente a que un señor de estos, de la neolengua tecnocrática, venga a capturarla con un concepto forjado en algún oneroso taller de semántica aplicada.

Para no hablar del resto, lo de la familia monoparental me irrita cada vez que oigo esa palabra. ¿Pero a quién se le habrá podido ocurrir eso del “mono”? Difícilmente se podía imaginar un término más feo. Además, definir por la ausencia raramente es una actitud correcta. Una familia monoparental, si se aparta el adefesio de la palabra para ir a lo vivido en lo cotidiano, es una familia en la que la madre, ya que los padres en esa situación son mucho menos numerosos, trabaja mucho más, ama por dos, lucha por dos, se pregunta con angustia quien se va a quedar en casa con la criatura cuando está enferma, quien va ir por ella a la guardería o al colegio cuando al jefe se le ha ocurrido por fin, al momento de salir, una idea que podría ser interesante.

Y eso sin mencionar lo del salario único, también se podría decir «el monosalario »  y de los subsecuentes fines de mes de pesadilla. Mejor que focalizarse sobre el ausente, sobre el que se marchó para siempre o jamás se manifestó, no sería conveniente poner el acento sobre ese denodado esfuerzo de todos los días para conseguir sola lo que ya es tan difícil realizar cuando somos dos?

Hablemos pues de familia uniparental “uni”, como único, en la plenitud del sentido, no sólo una persona, sino una persona excepcional. Claro que todas las familias son únicas y más ahora cuando la variedad de las mismas ha creado una situación nueva, cuyas consecuencias están aún por ver.

Digamos sencillamente que hay familias más únicas que otras.

VER TRIBUNA – EL ECONOMISTA